24 MINUTOS DE LIBERTAD


“CON LOS PIES EN LA TIERRA” LLEGA A LA CÁRCEL LA MODELO

Es de humanos prejuzgar pero de ignorantes juzgar lo que no se conoce
Escrito por: Eduardo García Marín

Sellos brazo

Al saber que el equipo de HAY-DOC había sido invitado para realizar una presentación de Con Los Pies En La Tierra en la cárcel “La Modelo” de Bogotá, en el marco de la muestra Mujer es Audiovisual, una extraña mezcla de inquietud y curiosidad nos invadía, lo comentábamos en los ratos comunes.

Y por supuesto…, prejuzgamos, pensábamos que sería complicado desligarnos de la imagen de violencia con la que de inmediato asocias una cárcel.

Así desde varias semanas antes, formularios, registro, toma de huellas, hasta que cruzamos el último control y nos vimos literalmente “entre rejas” la tensión iba en aumento.

Estábamos pendientes de las reacciones, esta era distinta a cualquier otra presentación que hubiéramos hecho.

Pulsamos “play” y la pantalla se convirtió en la única ventana al exterior de la cárcel, tras apenas 1 minuto de paisajes boyacenses aquellas 35 personas dejaron de ser presos para nosotros.

Presos viendo pantalla

Pudimos ver nuestro trabajo a través de sus miradas de emoción, curiosidad, nostalgia…

Sin saberlo les estábamos regalando 24 minutos de libertad y sin que ellos lo supieran nos estaban regalando uno de los momentos más hermosos que habíamos vivido con nuestro trabajo.

Entre sonrisas y algún que otro ojo aguado comenzó un interesante turno de preguntas y respuestas que nos dejaron reflexiones tan profundas como la percepción de un joven que hizo el mejor análisis sobre lo que es la edición, definiéndola como “EL ROMPECABEZAS DE LOS SENTIMIENTOS”.

Yuri hablando bonita

Habríamos estado mucho, mucho más tiempo compartiendo con estas personas pequeñas partes de nuestras vidas y de nuestra pasión por contar historias. Es un hecho que volveremos en cuanto tengamos una nueva oportunidad.

Pasamos de nuevo los controles, cruzamos los muros y todos nos llevamos mucho más de lo que traíamos.

 

Y la vuelta a nuestras rutinas fue lenta, de silencios hacia afuera y mil preguntas hacia adentro.

Fachada cielo LA MODELO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *